Turno de palabra

Carme Blasi

De aquel marzo de 2004 recuerdo las expectativas, el entusiasmo, la complicidad y, sobre todo, las ganas de demostrar a los más escépticos que este Consejo sería de largo recorrido. Iniciar un proyecto como este es uno de los trabajos más gratificantes que se pueden llevar a cabo.

Diez años después, el Consejo de Ciudad puede demostrar que ha pasado los exámenes con nota y que tiene un currículum brillante.

Tuve la suerte de trabajar en una Comisión Permanente muy motivada y que me enseñó, dentro de los límites en que a veces se mueve la participación, a buscar alternativas para conseguir otra forma de hacer participación. Las aportaciones del Consejo de Ciudad al Libro Blanco de la Vivienda ilustran cómo se formaban vínculos con los distintos sectores que integraban el Consejo de Ciudad para articular propuestas colectivas de pertenencia respetando las autonomías de los diversos colectivos.

De cada una de las personas que constituían el Plenario aprendí el concepto de la generosidad y la dedicación. Nunca, ninguna de ellas, puso ningún impedimento a las peticiones que les formulamos.

En un contexto cada vez más globalizado, estoy convencida de que en el futuro el Consejo de Ciudad irá un paso más adelante y analizará y trabajará, no solo en el entorno local, sino también conectando con las preocupaciones y debates que tengan lugar más allá de nuestra ciudad. No me cabe ninguna duda de que conseguirá los retos que se proponga.

Carme Blasi
Secretaria del Consejo de Ciudad hasta el año 2008

Suscríbete a nuestro e-boletín